martes, 5 de julio de 2011

"A buen entendedor, pocas palabras bastan"

Atendiendo a mi primera petición bloguera (¡gracias Dynara Runa Magica!) hoy toca hablar de este refrán. A pesar de que es uno de los más utilizados en nuestro lenguaje, es quizá uno de los más curiosos, porque es un refrán de doble filo.

Su significado puede variar dependiendo de su sentido positivo o negativo. En primer lugar, se puede utilizar con un significado de elogio hacia otra persona, destacando que no le hacen falta muchas explicaciones para entender algo por ser muy inteligente y perspicaz. Por ejemplo,
"a Fulanito solo tuve que explicarle el tema una vez, y es que a buen entendedor pocas palabras bastan".
En cambio, también puede resultar un tanto despectivo, cuando responde a la pregunta del interlocutor de no haber entendido de qué se habla o por no querer dar más explicaciones dejando el tema en el aire. En este caso, el ejemplo podría ser
"si no lo entiendes es tu problema, porque a buen entendedor pocas palabras bastan"

El origen podemos encontrarlo, por una parte, en la expresión latina

Intelligenti pauca

es decir, "a los inteligentes, pocas cosas". Y por otro lado, también en la Antigua Roma, el comediógrafo latino Tito Maccio Plauto la plasmó en una de sus sentencias, "al sabio, una sola palabra le basta". Y es que de todos es sabido el amor por la cultura y la sabiduría que se tenía en la antigüedad.

Una historia curiosa relacionada con este refrán la encontramos en una breve anécdota del cardenal Mazarino, diplomático y político francés, sucesor del cardenal Richelieu. Se dice que un día un mendigo pidió una audiencia con el cardenal, para hacerle saber las desgracias que le asolaban. Mazarino, tras reflexionarlo dubitativo, accedió pero con una condición: el mendigo tendría que expresarse en tan solo dos palabras. El hombre, obediente, tan solo dijo:

"hambre, frío"

El cardenal, volviéndose a su secretario contestó:

"comida, ropas"

Y siguiendo con sus quehaceres, mientras el hombre abandonaba la estancia, afirmó:

"A buen entendedor, pocas palabras"

De este modo el mendigo resolvió sus problemas con tan solo dos palabras. Y es que a veces, las palabras sobran.

¡Gracias de nuevo, Dynara! Espero que te haya gustado.

¡Hasta la próxima!

8 comentarios:

  1. Me ha encantado!Y como siempre me has dejado atonita. Me ha encantado la historia del cardenal y del mendigo. ^__^ Ilustrativa como la vida misma. Muchisimas gracias por el post!
    Un besazo y un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  2. Carol, hay un refrán que siempre me ha intrigado: buscar tres pies al gato. ¿Por qué no cinco, me pregunto? A ver si algún día me sacas de mis dudas.
    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. Dynara, me alegro de que te haya gustado, la verdad que la historia la puse porque a mi me pareció muy curiosa, la verdad ^^

    Jana, gracias por tu comentario y sugerencia! creo que te voy a dar otra sorpresilla con ese refrán ;) Intentaré tenerlo lo antes posible ^^

    Un abrazote y mil gracias!! ^^

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, ¿Porque se dirá buscar tres pies al gato? Ahora que lo decis, me pica la curiosidad.

    Muchos besazos y abrazos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Vengo aquí porque me lo sugirió Jana, y vaya que acertó.
    Tienes un blog lindísimo y de los más bonito, y tus entradas son interesantísimas.
    Muy original la idea que has tenido de investigar refranes, a mí me encantan.
    ¿Has leído "Eloísa está debajo de un almendro"?, de Jardiel Poncela?
    El prólogo te encantaría...
    :) Un beso grande, te sigo guapa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Dynara!
    Siento el retraso en el blog, estoy "trabajando en ello" jeje! pero lo prome es deuda! ^^

    Hola Princesa!
    Bienvenida y muchísimas gracias por tus comentarios y por ser una de mis seguidoras!! La verdad que no he tenido el placer de leer tu recomendación, pero no dudes que lo haré, me pasaré por la biblioteca que me picó la curiosidad ;D

    De nuevo muchísimas gracias!! ^^

    ResponderEliminar
  7. Carol qué interesante!!
    Es un refrán curioso pq muchas veces solo decimos el principio (a buen entendedor) pero todo el mundo lo conoce. Si es que hay que ahorrar hasta cuando se habla jaja
    Bss

    ResponderEliminar

Déjanos tu opinión ^^